10 errores comunes en el manejo de las Redes Sociales

Para administrar las RR.SS. debes establecer el tipo de lenguaje que utilizarás para dirigirte a tu audiencia. Para hacerlo, tené en cuenta los valores y la personalidad de tu marca. Los principales errores que se comenten son:

1- Ser demasiado informal
Buscando conectar con nuestra audiencia y crear vínculos afectivos suele ocurrir que olvidamos la profesionalidad y utilizamos un lenguaje informal como sí estuviéramos tratando con amigos. Podes ser cordial sin dejar de ser profesional y sin abandonar la identidad de tu marca. No es bueno abusar de abreviaturas, exclamaciones o emoticones.

2- Ser demasiado distante
En el otro lado de la balanza está el ser demasiado corporativo. Intentá conectar con el estado de ánimo de tu audiencia y crear diálogos con ella en las redes sociales, siempre desde la cordialidad y la corrección pero que se sienta que hay una persona escribiendo detrás. En estos dos primeros puntos lo ideal es encontrar un equilibrio.

3- No respetar las reglas ortográficas
Es importantísimo escribir correctamente y sin faltas de ortografía. Apoyate en correctores ortográficos y de profesionales si es necesario. Una buena y clara redacción ayuda a una mejor lectura y genera un vínculo más fluido con el potencial cliente.

4- Olvidar el objetivo
Muchas veces en las Redes hay actualizaciones de status larguísimas en la que se sabe muy bien de que habla la marca. Fija el objetivo de tu mensaje: presentá un producto, anunciá descuentos, sumá alguna novedad de manera simple y directa.

5- Carecer de brevedad y sencillez
Muy conectado con el punto anterior, a todos nos gusta sacar nuestra parte más creativa cuando escribimos, sin embargo, recuerda que la brevedad y la sencillez deben predominar en tu mensaje por motivos de efectividad. Basándote en estas dos pautas, intentá crear un mensaje atractivo y que llegue a la audiencia. Recordá también, que las redes sociales tal vez no son el mejor lugar para tratar temas en profundidad, 

6- No adaptar tu contenido a cada red social
Esta claro que cada red social tiene sus características tanto en la forma de hacer llegar los mensajes como en el público que agrupan y en la interacción que se da. Facebook no es igual que Twitter y tampoco que Instagram.

7- No contestar a tus usuarios
Si por algo se caracterizan las redes sociales es por la interacción entre usuarios y en nuestro caso entre marca-usuario- cliente/potencial. Por lo tanto, es necesario que tengamos muy en cuenta este proceso comunicacional-bidireccional. Si te preguntan algo, por favor, contestá siempre. Es algo básico en las redes sociales y en la vida en general. Darás una imagen de atención y cercanía a tu público y además, está comprobado que si lo haces a la mayor brevedad posible la valoración del cliente crecerá.

8- Olvidarte de las redes sociales
Es algo que ocurre a menudo, comenzamos siendo regulares en nuestra presencia en las redes sociales y después debido a la falta de tiempo, resultados u otros motivos nos olvidamos de ellas y nuestros perfiles se quedan paralizados. Esto no puede ocurrir, los perfiles deben estar activos y actualizados, no podemos no ser constantes en las redes sociales y caer en el olvido. ¿Porque? El cliente que encuentre los perfiles de nuestra marca en las redes sociales y vea que no se actualizan hace tres meses, por ejemplo, automáticamente nos desechará porque verá que no estamos activos.

9- Actualizar demasiado
No cabe duda de que es necesario hacerse notar en las redes sociales pero no por ello tenemos que estar continuamente lanzando información. Si lo hacemos podemos lograr el efecto contrario al que deseamos, volvernos invisibles. La repetición constante de un mensaje hace que pierda su fuerza y acabes siendo ignorado y tratado como spam. Así que define el flujo de tus comunicaciones según tu objetivo y sobre todo no seas invasivo. Una vez más, debemos buscar el equilibrio entre estos dos puntos.

10- No monitorizar las interacciones
Otro gran error que se comete, a menudo, es ignorar los datos que nos ofrecen las redes sociales. Con monitorizar no me refiero a seguir las métricas que nos ofrecen las páginas de Facebook o ver cuantos followers nuevos tenemos. Es recomendable que analicemos, interpretemos y saquemos conclusiones personales de todos estos datos: cuanto ha crecido nuestra audiencia, cuantos mensajes hemos recibido, en que momentos del día tenemos más interacción, que publicaciones han tenido más éxito y cuál ha sido el motivo del crecimiento.

Entrada siguiente
Tendencias para vender más por internet
Menú
Iniciar chat
Hola, ¿te puedo ayudar?
Hola, ¿en te puedo ayudar?
Powered by